Texto originalmente publicado en masKreacción.

Últimamente la palabra negacionismo está en boca de todos.

A veces me parece que cualquier reflexión crítica,
cualquier cuestionamiento de las medidas es acusado de negacionismo
y de este modo se calla todo diálogo.
Yo tengo muchas críticas a las medidas, al discurso dominante.
Entonces, me pregunto: ¿soy negacionista?

Creo que el virus existe, que tiene sus peligros, sí.
Creo que te puede matar, que puede hacer daño, sí.
Pero me pregunto: ¿es lo más mortal que hay en el mundo en este momento?
Creo que no.
Creo que sigue habiendo fuerzas y enfermedades más peligrosas aún:
cáncer, malaria, hambre, guerras, pesticidas y otros venenos…
La lista es larga, muy larga.
Tantos peligros enterrados debajo del virus.

Creo que hay que tener cuidado ante la enfermedad, sí.
Pero también creo que demasiado cuidado hace más daño que bien.
Y viendo las consecuencias de las medidas
los problemas económicos y todo lo que conlleva,
los problemas emocionales y de salud mental agravadas por la tensión,
los problemas de salud causadas por estar en casa, aislado, sin actividad…
depresiones, degradaciones mentales, suicidios…
La lista es larga, muy larga.
Y me hace preguntarme:
¿qué nos mata? ¿la cura o la enfermedad?

Creo en la ciencia, sí.
Pero también creo en este mandato de la ciencia
que me enseñaron en el instituto:
“Todo ‘conocimiento’ científico no es más que una tesis,
una tesis válida hasta que otra la supere.
Y toda tesis es superada en algún momento.”
Y también sé que detrás de mucha ‘ciencia’ hay intereses,
intereses de muchos billones,
que financian la investigación que les conviene,
que pagan para que se divulgue su información en hora punta,
que se tutean con muchos políticos.
Los lobbies con todo su poder.
Esto, y muchas otras cosas que sé,
me hacen dudar de este discurso uniforme alrededor del virus,
me hacen pensar que es anticientífico.
Porque nadie que sabe de ciencia
defendería que tiene la verdad.

Todo esto me hace dudar,
dudar tanto que ya no sé que pensar,
solo sé que esto así no me lo creo.

Y con esto te pregunto a ti:
¿esto me hace negacionista?

Publicaciones Similares