Texto originalmente publicado en masKreacción.

Amiga, compañera, madre,

sé que te preocupa el virus. Tanto, que te da miedo salir a la calle. Porque les quieres, porque la quieres, porque quieres que estén sanitos, que estén bien. Lo entiendo.

Entiendo que has visto noticias horribles, tantos muertos, tanta amenaza. Hablan de ello todo el rato, en la tele, en internet, tus amigas y familiares… Entiendo. Entiendo que tienes miedo. Y es real que hay un peligro nuevo en el mundo, entiendo que hay que tener cuidado con él.

Pero, ¿qué hará más daño a los chiquillos? ¿El virus o el distanciamiento social?

El virus les puede matar, ya, ahora, aquí. Es una amenaza real y cercana. Muy visible en todos los lados.

Pero, ¿y si les mataran las medidas de protección? ¿Qué daño les causan si pensamos en un futuro? ¿Qué consecuencias tendrán los meses y meses en casa? ¿El no ver a los amigos? ¿No poder jugar con ellos ni poderles abrazar? ¿Tanto tiempo en la pantalla? ¿Tan poco tiempo en el sol? ¿Y si se prolongara y realmente pasasen años así? ¿Qué les causaría?

Esta nueva escuela a la que se enfrentan, en la que no se podrán ni tocar, ¿Qué les enseñará más allá de la materia? ¿Qué emociones les cultiva? ¿Qué hábitos de relación normaliza?

Son daños cuyas consecuencias aún no se ven, qué aún son imperceptibles… Pero cuando pienso en el futuro, cuando me imagino la generación de mi hijo cómo adultos, marcado por estos años, me da miedo, mucho miedo.

A la larga, ¿qué les hará más daño? ¿La cura o la enfermedad?

Att.
Una madre con miedo

Publicaciones Similares